SHINICHI MARUYAMA


Photosets: ‘Kusho’, por Shinichi
Maruyama; la belleza de la imperfección